Por qué lo llaman amor cuándo quieren decir persuasión

El asiento nº20

Es posible que en un principio esto no te parezca una publicación sobre persuasión y ventas.

También puede que ocurra que a la mitad ni te interese (si es que llegas)  y no sigas leyendo, pero en ese caso te vas a quedar sin saber el final del primer capítulo de “cuando zarpa el amor”.

Esta historia es verídica de principio a fin, como en una película de A3 (he cambiado nombres por si me hago famosa contando esto y me piden derechos de autor, uggg Scar).

Ahí lo dejo, aunque si no sigues leyendo te vas a quedar sin saber de qué va esto.

Nos vamos de viaje

Una vez hice un viaje sola. Tengo vértigo y si no lo pienso me subo en una noria, así que hace unos años (cuando era joven y me creía invencible, puff, eso no ha ocurrido jamás) me fui a Londres durante cuatro días, sola.

No sé inglés, no sé mochilear y no tengo orientación (directamente soy una suicida viajera).

Un noche fui a ver el musical El Rey León.

No había entradas para Mamma Mía y pensé que un leoncillo rugiendo mientras baila iba a ser mejor, teniendo en cuenta mi situación lingüística, que ver Los Miserables.

Me gustó tanto que de la emoción quise agarrar del brazo a la persona de al lado, una desconocida (española) que me miró con cara de terror al ver tanto entusiasmo.

Resumen del viaje: Una y no más

(al menos de forma voluntaria).

Vuelta al redil

Hace unos dos años busqué un viaje para hacer sola, un viaje corto, sin salir de España, cerca de casa y con guía, por favor, las personas cero orientación agradecemos ver el paraguas rojo de un guía a lo lejos y ser un borreguito para no despistarnos del resto del rebaño (al menos yo).

Ese fue el primero de algunos más que he hecho a lo largo de estos dos años donde el primero fue por visitar una ciudad que quería conocer y el resto, lo confieso, por la necesidad de desconectar.

(Churumbeles, “marío”… el club de las malas madres, malas tías, malas primas, malas nueras, lo tenemos ocupadísimo). 

Me gusta conocer y lo que aporta hablar con gente que no he visto en mi vida y que seguramente no volveré a ver jamás, en una situación agradable como puede ser un viaje de tan solo un día, qué quieres que te diga, llámame rara, yo lo llamo networking viajero.

(Mucho más bonito, donde va).

Y así un par de veces al año.

Hasta que llega el día en que algo tiene de especial al resto.

El asiento nº18

Me daba un poco igual en qué consistían todas las visitas del viaje, pero ¡quién dice que no a conocer cualquier pueblo de Cádiz!

Seis de la mañana, el despertador suena, me despierto… y me vuelvo a dormir. Más tarde, una voz de ultratumba me despierta, “¿Tú autobús no sale a las 7? te lo digo porque son las 6.30”.

Odio “el tempraneo” tanto como pagar un viaje que voy a perder, así que sin apenas respirar me convierto en la mujer bala hasta llegar al autobús y a mi asiento, el que me ha adjudicado la agencia de viajes, el número 20.

El guía está tan dormido como yo porque me indica, y me siento, en el 21-22, hasta que llega la pareja que debe ocupar el 21-22.

(Comienza el baile de asientos).

Y válgame la sin razón, el nº20 ya lo han ocupado otras personas, así que sin pensarlo, que son las 7 de la mañana, no me ha dado tiempo ni a tomarme el café ni a pintarme las pestañas, me siento en el único asiento que queda libre, al lado de Rafa, el nº18.

Rafa y yo nos saludamos y no hablamos hasta después del desayuno.

Una fábrica de conservas

Tras el desayuno nos ponemos en marcha de nuevo, y con la cafeína necesaria en el cuerpo, Rafa y yo comenzamos a conservar.

Es alto, delgado, educado, parece una persona reservada, de unos setenta años, y viste de una forma cuidada.

(Está bien, está bien, sé lo que estás pensando, pero si lleva una camisa de cuadros, de marca… buena, de las que tiene animales, combinada con unos pantalones chinos, ese hombre piensa cada mañana lo que se va a poner…que siiii).

No sé su apellido ni el día de su cumpleaños, pero después de hablar durante una hora sobre el tiempo, el paisaje, olivos, vacas y famosas (pasamos al lado de Cantora) comienza a contarme algo sobre su vida.

Y es el momento donde se me encoge el corazón.

Y llega nuestra primera parada. Una fábrica de conservas famosa si no en el mundo entero al menos sí en el pueblo.

Lo confieso. Si llego a saber en qué consiste este proceso hasta pienso saltarme este paso del viaje, pero fallé en uno de los procesos más importantes de un copywriter, la investigación.

Nos dividen en dos grupos para la visita a la fábrica, así que Rafa y yo vamos en grupos distintos.

Yo estoy en el mismo que Ana.

Desde el primer momento me fijo en ella. Su cara y gestos de despistada es carne de cañón de alguien que viaja sola y es una observadora de la vida y las personas (que no cotilla).

(Y combina a la perfección una camisa de distintos tipos de lunares con sus pantalones… yaaaa, pero no puedo evitarlo).

Llega uno de los mejores momentos del viaje, conozco a la atractiva y dicharachera rubia de rizos de oro.

¿Cuántos tipos de clientes tiene tu proyecto?

Cuando viajas varias veces sola te das cuenta de los distintos tipos de personas que hay en cada uno de ellos y como se repiten los mismos patrones.

No importa el viaje, ni las personas (ni las camisas de cuadros de marca, de la buena), todos tenemos un tipo de perfil y el mundo está lleno de almas gemelas.

En un viaje en grupo de estas características encontramos:

  • El cliente que protesta por cualquier cosa.
  • El que da una clase magistral de como se debe cocinar, bien, un plato (porque lo que le han puesto en el restaurante no vale ná).
  • El que se pasa dos horas contando chistes.
  • El que busca novio/novia y relata con pelos y señales como se encuentran ciertas partes de su cuerpo (que mal rato).
  • El que te deja quedarte en el lado de la ventanilla, no sin antes aclararte que es el suyo.
  • El que se alegra ver que como ella, hay alguien más que viaja sola (yo).
  • El observador de la vida y las personas (¡que no soy cotilla!).
  • El que cree en el poder de la persuasión, sin saber ni que existe (Rafa y Ana).

Al igual que al hacer un mapa de empatía para tu proyecto existen distintos tipos de buyer persona.

Cada uno de ellos tiene unas necesidades, cada uno de ellos busca algo distinto, pero todos esperan algo, que le aportes algo de valor.

Porque todos quieren lo mismo: ser únicos.

Y así debes debes proyectar los textos de tu negocio, estudiando cada uno de los perfiles de tu cliente objetivo para poder ofrecer lo que necesita.

Al potencial cliente de este viaje le da igual la gasolina que utiliza el autobús y si al guía ese día le duele la cabeza, lo que quiere son los beneficios de tener un día agradable, olvidar durante un día que el gobierno ha congelado las pensiones, pasarlo bien, comer mucho, reír, y volver a repetir experiencia.

¿Seguimos la pista a la pareja protagonista?

Frente al mar

No sé en qué momento exacto es el que Ana y yo nos conocemos. Solo sé que está a mi lado en una fábrica con un olor a pescado que tumba, disfrazadas con bata, gorro, mascarilla, patucos y tiene un arma de destrucción masiva para ella, un móvil.

Desde la primera foto que le hago sonriendo al lado del pescado cadáver, para enseñarla a su nieto, me adopta como acompañante-fotógrafa de por vida de viaje.

Hicimos buenas migas, me habló, la escuché, y se me encogió el corazón por segunda vez.

(La vida es muy complicada si la soledad no es buscada sino impuesta).

De peces a unas cervezas frente al Atlántico solo pasa una hora, la primera en la que Ana y Rafa se conocen y hablan por primera vez.

De como a la viuda de los rizos de oro le hacen los ojos chiribitas (y no por la cerveza) solo pasan 5 minutos.

De cómo pasé de ofrecer mi asiento nº18 por su nº4 mientras alargué una llamada que tenía por teléfono hasta el infinito para que se quedasen a solas, apenas 30 minutos.

De pasar a ser la más joven de los tres hasta llegar a convertirme en carabina, 30 segundos.

¿Hubo baile de asientos?

Nada de intrigas, no. 

Cada uno seguimos en nuestros números, aunque ya nada volvió a ser igual. Es el momento en el que sale la psicología de vendedora para entender si una persona busca algo y no sabe cómo conseguirlo.

Cuando una vendedora muestra al cliente que dar un paso adelante y querer avanzar, tiene más beneficios que perjuicios.

Siguiente parada: tengo nuevo asiento.

El nº2 ya es mío.

(Acabo de convertirme en “el Juan Imedio” de las agencias de viajes).

¿Pero tú en qué trabajas?

Mi nueva posición de asientos me trae un nuevo personaje, uno que hasta ese momento se me había escapado, el guía.

Es el que da la cara con todo el peso que eso conlleva para ofrecer beneficios a su potencial cliente. 

Porque cuando pregunto a un cliente sobre su buyer persona y contesta todos, entro en catatonia world.

En este caso la agencia de viajes vende a todos, desde la madre que va con su hija adolescente, el fotógrafo que ese día no quería conducir, o yo, la loca fugada de la familia, pero su cliente objetivo es:

  • Parejas de mediana edad. 
  • Que busca un viaje económico y con todas las comodidades. 
  • Visitas adaptadas a su movilidad.
  • Información minuciosa y paciencia.
  • Diversión en grupo.

El papelón de un guía siempre es de traca.

Escuchar es una de las premisas para ofrecer beneficios (y vender).

Así que, micrófono en mano después de cada visita, recorrido, almuerzo, desayuno o cena, el guía es el encargado de preguntar en un estudio de mercado en vivo y en directo lo que les ha parecido el viaje.

Como estoy en posición nº2 tengo información de primera mano, que para eso soy la observadora de la vida (ejem).

El guía, intrigado por toda la situación que se ha vivido durante el día en el autobús del amor, me pregunta y le cuento.

“¿Todo eso te han contado y ocurrido, pero, chiquilla, tú de qué trabajas? (escribo textos para vender, ¿necesitáis copy?).

Según la RAE:

Engatusar: (una de las palabras más oídas por lo bajini durante el viaje): Ganarse la voluntad o el favor de una persona adulándola o aparentando tener ciertas cualidades que en realidad no se tienen.

Persuadir: Conseguir con razones y argumentos que una persona actúe o piense de un modo determinado.

Y tú ¿engatusas o persuades con los textos de tu página de ventas o emails para mejorar ventas?

Tengo una suscripción que es puro amor, clicas en el botón, te suscribes al boletín de los textos que venden, y cada semana recibes un email con storytelling, y las mejores ideas para que tu proyecto venda, ¿te apuntas?

P.D. 1.: No sé como acabará la persuasión entre Ana y Rafa, pero por un día se olvidaron del gobierno y la subida de la luz para solo pensar en persuadirse mutuamente.

P.D. 2.: El fotógrafo sin ganas de conducir era el asiento nº5, y ya tiene presupuesto de los textos para la renovación de su web (crucemos dedos).

La gran boda griega y palabras que te dejan como un Dios

Ese día apretaba el sol con ganas.

(Los nervios de lo que se avecinaba)

Los dioses andaban con poca ropa y las diosas pensaron, esta es la mía, toca enseñar carnes.

El Jardín de las Hespérides se puso tan bonito que parecía un tablero de decoración de terrazas con poderío en Pinterest.

Y es que ese día Tetis (madre de Brad Pitt) y Peleo, rey de los Mirmidones, se casaban, y todos los dioses estaban invitados.

(En plan Lolita antes del ¡si me queréis, irse! de la gran Lola).

Pero como Disney nunca tuvo la exclusiva de las hadas no invitadas vengativas, y siempre hay un garbanzo negro en la familia, los mandamases de los dioses decidieron que en esta boda de lujerío total no iba a ser bienvenida Eris, diosa de la discordia.

Ella, ni corta ni perezosa, se puso en plan madrastra de Blancanieves y se plantó con toda su cara morena en plena boda.

(¡A ella!)

Justo en plena celebración, Eris lanzó entre los dioses una manzana de oro con la inscripción, “Para la más hermosa”.

Y en ese momento la boda pasó de ser el jardín del Edén a un rosario de la aurora.

Juno, Minerva y Venus dijeron, míaaaaaaa.

(madre mia, las tres fieras).

Y comenzó el juego de la patata caliente.

Júpiter, el dios más romano que ninguno, de la justicia, del cielo luminoso y de crear mucha tormenta, la recogió en plan Gasol que se la dio a Mercurio, que entre sus multitareas se encontraba ser algo así como el MRW de dioses.

Mercurio se la dio al guapito príncipe troyano, Paris, para que decidiese como juez mortal cuál de ellas tres era la más hermosa.

¿Juno? diosa del matrimonio y la maternidad.

¿Minerva? la sabia protectora de Roma.

¿o Venus? que si hay que dar amor y placer, que sea de rojo.

Paris, que todo hay que decirlo siempre estuvo un poco empanao, no sabía a quién entregarla porque las tres le parecían perfectas para un baile viral de TIkTok, así que las diosas decidieron que ellas se encargarían de conseguir el ansiado premio.

Juno le dijo a Paris que si se la daba a ella, le iba a dar poder y riqueza a espuertas.

Minerva, le prometió que sería vencedor de cualquier guerra.

Pero aquí llega Venus y le ofrece algo que jamás podría rechazar, y dio de lleno.

Ella le daría a la mujer, toda mortal ella, más hermosa.

¿Ya sabes el final, verdad?

Pues sí, la manzana se la llevó Venus.

Paris a Helena.

(Que pasó desde ese momento a quedarse sin apellido y convertirse en de).

Y todos una guerra, la de Troya, por culpa de la pobre manzana que tenía los puntos puestos desde el principio de los tiempos.

El juicio de Paris es obra de Rubens, el poeta romano Ovidio lo cuenta en su obra Heroidas. Y digo yo que alguien que escribió Arte de amar tuvo que ser muy apañao y no se llevaría las manos a la cabeza si me atrevo a contarlo de esta manera.

Sé de escasa mitología (a la griega) y por afición, y esta vez la utilizo para decirte que el uso de las palabras pueden dar distintos resultados a la historia que quieres contar.

Rubens y Ovi me han descrito a sus potenciales clientes y yo le he puesto las palabras a su producto.


El otro día escuché decir al traductor y presentador, Xosé Castro, que hay que conocer lo suficiente las palabras para así poder describir las emociones que sientes.

Madre mía, me gustó tanto lo que dijo y como lo expresó que voy a dejarte aquí la pedazo de entrevista que le hizo Marina Febles, ¡qué a ti no te falte de nada aquí!

Y yo te digo que si cuando te leen se siente esa emoción de querer seguir, de llegar hasta el final y de querer saber más, es que hay algo que estas haciendo bien.

Si no es así, pero tienes interés o te apetece, siempre te puedes suscribir al email, dónde te cuento cada semana más sobre storytelling y ventas.

P.D. 1.: Esto no es una idea mía. En Twitter no solo cortan cabezas y se despellejan vivos en cuanto te descuidas, también existen cuentas como Cuéntame un cuadro o Niké de Samotracia, a quién le he “robado” el cuadro.

P.D. 2.: Sí, ya sabes, son la terminología a los dioses griegos.

P.D. 3.: Hasta el momento, no hay nadie como Brad Pitt cuarentón haciendo de Aquiles como si tuviese 25.

La redacción publicitaria en una sola frase de la vida de Teresita

Tengo una tía que una vez tuvo una amiga un tanto especial.

No muy especial porque fuera más amiga que el resto, sino porque tenía una peculiaridad.

Se llamaba Teresita, más conocida como “Teresita, la malita”.

Teresita era chiquitita, poquita cosa ella, siempre llevaba el pelo muy corto y unas grandes gafas en una cara pequeñita, claro, que era toda buena persona y amabilidad.

Teresita no sabía lo que era estar erguida, siempre andaba un poco encorvada y con pasos muy pequeños y cansados, como andan las personas que se encuentran mal.

Nos encogemos.

Como para protegernos.

Cuando te encontrabas con Teresita (la malita) y le preguntabas cómo estaba, ella siempre contestaba lo mismo, Regular, más bien malita.

Y así durante gran parte de su vida.

Estos días me he acordado de ella porque estoy a punto de cubrir su puesto y convertirme yo en “la malita”.

(Sin su cara de buena persona)

Porque ya me dirás tú que después de recuperarme de los puntos de la cabeza (historias de un email cualquiera) y JUSTO UN DÍA ANTES de la segunda dosis vacunal:

Síntomas del virus maligno. 

Ah no, así no te vacunamos, y ve corriendo al centro de salud para no contagiar al resto”.

PCR (yo que estaba celebrando que después de un año me había librado… pa´mí).

(Manotazo al sanitario que insiste en querer sacarme algo del cerebro)

Me dejan quedarme en la consulta unos segundos, porque si salgo con los ojos dislocados no va a entrar el siguiente paciente).

Médico aparato respiratorio.

(Una mezcla entre Chayanne y Ricky Martin de urgencias, corriendo de un lado a otro sin parar. Y el pobre va y se encuentra conmigo).

Vuelta a casa cargada de medicamentos contra un resfriado.

(Con más mocos que en una guardería).

Moraleja: Haz planes sabiendo que por el camino todo puede suceder.

Cuando nuestro organismo enferma nuestro cuerpo tiene un gasto extra de energía, por eso andamos más lentos y cansados.

Y cuando estamos de lleno en un proyecto ocurre algo parecido con extra de energía.

Lo mismo que mi médico de urgencias que sale y entra de la consulta con doble mascarilla, guantes y bata de protección y que tiene varios frentes abiertos.

Pacientes consulta, urgencias y vuelta consulta.

Porque al igual que él quieres cubrir todos y cada uno de los aspectos de tu negocio sin que el paciente vea que vas como pollo sin cabeza y que no sepas ni lo que estás recetando.

Por eso cada uno de los apartados de tu proyecto deben estar bien estructurados, que generen confianza a tu cliente y ganas de comprar.

Los textos cambian, sí, van tomando forma y adaptándose al tiempo en que vivimos, pero una vez los realizas y funcionan, son el gancho principal para que tu empresa destaque y crees la diferencia.

Como han hecho los chicos de Pilates del Sol, unos empresarios que, después de años impartiendo clases, han decidido que ya que tienen a media ciudad adictos a la vida sana, es hora de poner en forma también los textos de sus redes sociales.

¿Hablamos de las palabras que necesita tu negocio?

Cada domingo en tu email, más storytelling, ventas y copywriting. Por aquí te unes al club dominguero:

P.D.1.: Este es el último email enviado y que por lo que veo se está leyendo bien (mira que os va la tragicomedia, eh, como sois) así que reciclo que para eso la vida es una tómbola.

P.D. 2.: Para despistaillos varios, la de la foto no es Teresita, sino la gran Iris Apfel.

¿Para qué sirve una página de ventas? Nivel principiante: no sé ni dónde esta

He cometido un error grandioso, y no me había dado cuenta hasta que ella me lo ha comentado.

La culpable de esta publicación (hola, Tania, cuando te digo, corta, tú corta, tampoco hace falta que lo sigas al pie de la letra…) me dice que cada vez que recibe uno de mis emails (suscripción en grado: familia-amistad) o lee por redes sociales, hay algo que no llega a comprender.

Y es que lee que escribo sobre ventas (bien), sobre proyectos (divino), de la importancia de los textos para un negocio y tener una página de ventas.

Hasta aquí hemos llegado.

Su negocio, por ahora solo físico (una peluquería) después de todo lo pasado, no le va mal, pero se siente un poco confusa.

Porque cada vez que digo lo importante que es tener una página de ventas para vender más y mejor se le queda la mano dormida en el botón del secador.

Y es que ¿en qué lugar, dónde y cómo he explicado yo qué es una página de ventas nivel no tengo ni puñetera idea?

Ella no lo sabe, tampoco tiene por qué saberlo.

Ella ya conoce su producto, el que vende.

Ella oye campanas pero no sabe dónde está la iglesia.

Soy yo la que tiene que explicar lo que es una página de ventas y lo que ésta significa para un negocio.

Y a mí se me queda la cara de mucho texto, mucha pánfila, eh, eh.

Y aunque no todos los clientes tienen la razón, ella la tiene y con más razón que una santa, así que te voy a explicar a ti, que no tienes nada que ver con el mundo digital (o si) igual que lo hacen las caligrafías Rubio que le compro a mi madre, nivel 0:

✨ Qué es una página de ventas.

✨ Para qué sirve.

✨ En qué lugar de tu web se encuentra.

✨ Por qué la mayoría de los negocios la necesitan.

✨ Por qué es tan necesaria para vender.

✨ Por qué el copywriting es fundamental.

Y además de todo esto, y por más puntos que saldrán por el camino, también te cuento por qué una página de ventas es el el gancho más eficaz para conectar con tu público, que tu web tenga más visitas y por lo tanto más posibilidad de conseguir ventas.

El principio y sus ejemplos

No es la primera vez que hablo ni escribo sobre una página de ventas, pero es que su comentario me ha devuelto al pasado, a sentirme como si estuviese perdiéndome algo que necesito pero no sé ni por dónde empezar.

Me he puesto en su piel y me he sentido tan identificada que aquí estoy, manos a la obra.

Cuando aterricé en el mundo del copywriting no solo no tenía muy claro en qué consistía el trabajo de un copy, es que en mi vida había escuchado las palabras: página de ventas.

Y además tardé semanas en ver las cosas con claridad.

No sabía lo que era, para qué servía, en qué servicios o productos se utilizaba, y por no saber, ni siquiera sabía en qué lugar de la web estaba.

Ahora, pasado el tiempo he cometido el error más garrafal, dar por hecho que todo el mundo que tiene un negocio sabe, no solo lo que es el copywriting sino de la importancia de tener una página donde muestras tu servicio o producto que sirve para eso, para vender.

¿Qué es una página de ventas?

Una página de ventas es un apartado dentro de tu página web donde presentas un servicio o producto.

Puedes tener varios servicios, que posiblemente necesiten cada uno de ellos una páginas de ventas (dependiendo del producto).

Sin prisas, poco a poco.

En este apartado muestras el producto, presentas los beneficios que aporta  y las soluciones que ofreces con él a tu potencial cliente.

Ese potencial cliente que ha llegado hasta tu web busca una solución a su problema, le gusta lo que lee en tu página web y busca si es posible que resuelvas algo que necesita.

Venga, que nos vamos de ejemplos.

Do you es una página especializada en yoga.

Al entrar en su web, dentro de la página Inicio, ves que ofrece un servicio especial, el “Desafío en 66 días” Do you yoga  

Xtensal Pilates es una empresa de formación con una propuesta de valor (como el título de la página) en la que unen cuerpo y mente a través del ejercicio.

Ofrecen formación a profesionales del deporte y diferentes tipos de clases.

Cada una de esas formaciones tiene su propia página de ventas, como es el caso del curso sobre Pilates y fibromialgia

Estas dos webs tienen un producto que ofrecer y un público objetivo, pero dentro de ese producto que ofrecen realizan distintos servicios.

En el caso de Xtensal lo divide en varias páginas de ventas, porque ofrece distintos servicios.

Como ves el diseño y el texto se quieren mucho, muchísimo.

Al realizar una página de ventas no debes olvidar el diseño acorde al resto de tu web, que muestre tu estilo, personalidad y como te quieres mostrar.


Mira la mía, sosa, sosaina, pero en este momento es así. Mi servicio es de copywriter, busco algo sencillo, con muy poca foto y mucho texto con mucha caña en storytelling.

Y ahora compárala con el diseño y estructura de la página de ventas (apartado Servicios) de la formadora Marta Loperana 

Combina colores de la misma gama cromática, con un texto enfocado al servicio que ofrece, al cliente al que va dirigido, y jugando con palabras muy relacionadas con la personalidad de Marta, una chef de cocina que se siente bien rodeada de colores, naturaleza y el mar.

Si tu cliente busca una web sobre maquillaje y tú ofreces clases, en la página de ventas debe estar tu servicio para que te contrate, y aquí quiero ver color y fotos.


Momento seriedad, porque junto a las webs de moda (ahora llegamos a ellas) la de servicios legales son las más necesitadas de una señora página de ventas.

El asesoramiento sobre servicios legales necesita cercanía, un lenguaje claro y sobre todo tranquilidad en la resolución de mi problema.

¿Y si soy valiente y quiero ir más allá?

Y si soy tan valiente que quiero casarme.

Y si lo soy tanto que además quiero crear mi propia web para el día de mi boda.

ZankYou es una web dedicada al mundo de las bodas, y uno de los servicios que ofrece es que crees tu propia web para ese día.

Y sí, la gran olvidada del mundo de las páginas de ventas. 

Talleres de costura, clases de patronaje, corte y confección, moda sostenible (cómo ponerse un dedal) la moda no solo es la gran olvidada de las páginas de ventas, lo es del mundo digital en general.

Como has podido comprobar no todas las páginas de ventas son iguales, el resultado depende de los textos y el diseño.

Y en estos ejemplos seguro que has notado la diferencia entre la forma de unos y otros.

Elaborar una página de ventas

Ahora que ya tienes más claro que es una página de ventas y para qué sirve (le he puesto velas a todos los santos) hablemos de lo que importa.

Porque de nada sirve un arco iris de colores y cielos estrellados sin contenido del bueno.

Siempre ha habido competencia, pero ahora mismo el mundo se encuentra como leones en la selva online, y el texto es lo que te llega como una de las palabras favoritas en el mundo de las ventas: un buen contenido.

Tu cliente objetivo te encuentra, le gusta lo que ve y de ahí va a la página de ventas. 

Tiene hambre de saber más.

Lo primero que va a ver es tu propuesta de valor, llámalo como tú quieras pero que es un gancho lo es.

Así, a bote pronto

Si llamas la atención con el título (propuesta de valor) es más que probable que ese futuro cliente se interese, tenga curiosidad, quiera seguir leyendo y comprobar si es verdad que le puedes solucionar lo que le quita el sueño, lo que lo tiene en un sinvivir, en un quiero y no puedo.

Continúa describiendo tu servicio y el principal objetivo: el beneficio que va a conseguir al adquirir tu producto.

Beneficios, siempre beneficios, ya llegará más adelante el turno de las características.

Identificate con tu cliente, ponte en su piel, sus zapatos. Métete en su cabeza, muestrale que nadie mejor que tú lo entiende, hazlo con empatía y utilizando una de las armas más poderosas: Ohhh, gran storytelling.

Nada atrapa más que el poder de una historia, pero cuidado, las historias no son siempre storytelling.

El storytelling no es una buena batallita, es el sistema de narración que te lleva a una acción, que es lo que tú quieres conseguir al hacer una página de ventas.

Todo lo que tu potencial cliente quiere, lo que ha hecho que llegue hasta tu página de ventas, es confirmar si es verdad que le vas a dar lo que está buscando.

Es el turno de contar de forma clara cómo vas darle lo que necesita.

Una de las características de una página de ventas es que muestras que sabes de lo que hablas, que eres profesional del servicio que ofreces y eso además afianzar tu marca, ofrece a tu futuro cliente algo que no es ninguna tontería: Confianza.

1. Describe el producto que quieres vender.

2. Sus beneficios.

3. Habla el idioma de tu cliente objetivo.

4. No utilices palabras que no sean comprensibles para esa persona (si busco un dentista que me deje los dientes derechos, no me hables del nombre técnico del aparato inquisidor).

5. Muestra las ventajas que va a tener al adquirir tu producto.

6. Utiliza el tono adecuado de tu marca.

Sus opiniones importan

Ya llevas tiempo con tu negocio así que seguro tienes clientes satisfechos deseando comentar lo contentos que están con tu servicio.

Los testimonios forman parte de la consolidación de tu marca, así que si tienes no te olvides de ponerlos.

Ahorra tiempo y llama a la acción

Nadie mejor que tú sabe las dudas de tus clientes, así que es mejor crear un apartado con las preguntas frecuentes y resuelve.

Además este apartado es el tiempo es oro de tu negocio porque si contestas todas las preguntas el camino a la venta es más fácil y sin tropiezos.

Da respuestas a todas las posibles dudas.

Para terminar con la llamada a la acción, ese botón tan bonito y llamativo que hará que nadie se pueda resistir a comprar.

Esta llamada a la acción no solo te la encuentras al final de la página de ventas. No te voy a decir ni dos ni cinco, depende de varios factores como la extensión de la página, textos y necesidad.

Hoy quiero confesar

Mi primera página de ventas fue:

Un desconsuelo.

Un despropósito.

Un no saber.

La realicé durante las primeras semanas de mi formación y sinceramente, pase el tiempo que pase siempre pienso lo mismo.

¿Cómo es posible olvidar “eso”?

“Eso” es una de los apartados más importantes de tu web y una de las páginas que generan más conversión.

Porque con ella generas deseo, persuades y el cerebro comienza a animarse, ya sabes, como esos dibujos animados con los ojos en forma de billetes.

En la página de ventas presentas tu producto en sociedad, por lo tanto tiene que estar con la ropa de domingo.

El cerebro hace que al leer ejercites una de las partes esenciales al tomar una decisión de compra.

Porque el cerebro es el órgano más mandón, el que se fija en la última noticia, el que genera interés y atención al sentir la emoción de la compra.

Y esto no solo ocurre si el producto que tienes delante es una novedad que segrega dopamina como fuegos artificiales valencianos.

También ocurre con un producto que ya conoces y que genera el suficiente interés para querer buscarlo y comprarlo.

Claro que todo depende de la forma que lo encuentre… y lo lea.


Una vez me pidieron una publicación de 5.000 palabras, creo que solo llegaron leyendo hasta el final quien me la pidió, y mi madre (que ese día se enteró para que servía la ruedecilla del ratón para ir más rápido).

Esta vez han sido menos y espero que te sirvan para ver con un poquitillo de más claridad para qué sirve una página de ventas.

Si te interesa el mundo de las ventas y como las palabras venden, cada domingo te envío un email que hacen historia… vaya, que se aplica storytelling… no sigo, vas a tener que decidirlo tú.

P.D.: Esto es la que pasa cuando entras a la peluquería con pelo Pantoja y sales como el príncipe de Beckelar.

De publicidad, marcas y ventas.

Lo conocí en el evento Branding Day en el 2019 en Málaga.

Que estuviese en el mismo escenario Elsa Punset y él fue un momento emocionante, como cuando vuelves a tener 5 años y te llevan por primera vez al circo.

Que no es que yo diga que sean payasos (que tampoco sería malo… me voy de este jardín que no sé si voy a poder salir) sino por la ilusión de verlos y escucharlos en directo.

Y es que si sigo desde hace años el trabajo de la agencia de publicidad Sra.Rushmore es en parte por la personalidad de su director creativo, César García.

Subido en un escenario hablando sobre publicidad, marcas y ventas es todo un espectáculo, porque dentro de esa locura que tiene que ser trabajar en una agencia de publicidad, es un tío muy cercano y que con un sentido del humor particular.

Porque la personalidad como persona y la forma de conectar con tus clientes, también forma parte de tu marca y de tus ventas.

De repartidor de pollos a publicista

Hace unos días, en una entrevista, César contaba que aunque desde siempre le ha gustado dibujar, mezclado con hacer el ganso, su objetivo durante aquellos años no era trabajar en publicidad, sino dejar el camión, descargar pollos y trabajar en un banco.

Le daba igual el nombre del banco, lo que importaba era olvidarse de la falta de dinero y la dureza de un camión.

Pero antes hablemos de publicidad.

La poseída por los anuncios

Cuando aún existían los videos VHS, yo grababa los anuncios entre película y película (acabo de empezar Loba Negra y me siento un poco “la Antonia” de mi adolescencia).

Esto suena muy raro.

Hasta a mí me ha asustado.

Hay adolescencias muy malísimas.

Con los ojos como platos, boca abierta y aspavientos varios, mi cara en Navidad con los anuncios de perfumes o coches era un poema.

(Lo estoy escribiendo y cada vez suena peor).

El caso es que la publicidad, sus historias como pequeñas películas de ilusión, me hacían levitar a lo Sta.Teresa (o lo que tu imaginación quiera).

Y con los anuncios llegaron los cochazos (el: te gusta conducir) el super culo prieto y bombonero, el buenorro de ojos de escándalo, el bikini imposible, la canción nana que me duermo, mares de aguas infinitas de azul filtro Valencia, el casoplón perfecto y el storytelling.

Saber transmitir y practicar la empatía

Una de las características de César García como persona es que transmite el trabajo de su proyecto, la marca y su producto con su manera de ser.

Él mismo se describe como un payaso orgulloso de tener un trabajo que le pagan por ser como es.

Que demuestra con cada anuncio que la publicidad no tiene por qué ser engañosa, pero desde luego que si te compras una camisa no es para que te haga más feo.

Que con toda sinceridad dice que el publicista no es un artista sino un vendedor.

Y que para vender lo mismo tienes que conocer a la señora Rosalía del mercado del pueblo, para venderle los pollos, que al hincha del Atlético de Madrid, en definitiva, todo es venta.

Y para vender tienes que conocer a tu cliente y utilizar la intuición.

Y como el anuncio de Encarnación (su madre) lo he puesto hasta la saciedad (es que es preciosísimo) te traigo el último de la agencia.

Cliente: Una compañía de tren.

Qué necesita su cliente: Demostrar ¡quién dijo miedo!

Cómo: Hablándole a su rival desde un ambiente gélido, inhóspito,  solo para personas fuertes y cuadradas como armarios de cuatro puertas abiertas.

Storytelling: Diciéndole a la cara que ¡a ellos no, ehh, que ya son perros viejos! (más o menos).

Por qué: Porque a RENFE le ha salido competencia.

Dicen que si no puedes con el enemigo, te unas a él.

Así que ahora, el hijo único.

La niña bonita sin competencia a la vista.

El “Sacamos una oferta única (y que nunca vas a poder obtener porque siempre está la línea saturada)”.

Tiene una nueva historia, una nueva emoción a la vista, porque alguien más  va a hacer lo mismo que tú, y ándate con ojo porque incluso va a querer mejorarlo.

Y es que se avecina un nuevo tren.

El príncipe destronado saluda al nuevo gallo del corral.

Y viene hablando francés.

Pues eso.

Que comience el Juego de trenes


P.D. 1.: La primera foto de la óptica no sé de qué agencia es, y aunque ya tiene unos años sigue teniendo un texto copy genial.

P.D. 2.: El próximo domingo por la mañana, mientras te tomas ese café que dura una hora, te va a llegar al correo un email.

P.D. 3.: Claro que para eso debes suscribirte… ¿vas a dejar pasar esta oportunidad única y arrolladora como dos trenes en una carrera? 

Aquí te suscribes al tren del storytelling y las ventas

Por qué necesitas crear storytelling en tu tienda on-line

El colegio, crema de manos y storytelling

Conozco un colegio en la montaña. Después de miles de curvas, en la penúltima, aparece él.

Se encuentra tan arriba que si miras hacia un lado es todo vegetación, y al otro solo ves mar.

Un mar de un color tan azul turquesa que crees que estás viendo Mamma mía y que hasta de verdad se rodó en Grecia.

Todo eso te crees de lo alto que está. Es lo que tiene el cerebro, el oxígeno y las alturas.

Conozco varias profesoras de ese colegio, entre ellas una prima. Un dichoso virus les hace dar clase con las ventanas abiertas y los abrigos puestos.

Mi prima, la profesora frozen, ha descubierto a los 32 años que son los sabañones (estas juventudes…) y tiene las manos hechas un Cristo.

Ya no sabe ni a quién hacer caso, ni qué ponerse, la farmacéutica de su calle está a punto de cerrar con llave cada vez que la ve aparecer.

Visto lo visto se ha puesto a investigar cremas de manos por Internet, además se le ha ocurrido preguntarme a mí.

Yo: Málaga, 29 de enero, 24º.

Hace mil años trabajé como vendedora en una tienda, mi mesa de atención al cliente se encontraba justo delante de la puerta. Esa dichosa puerta de cristal se abría y cerraba tantas veces (para emoción de mi jefe) que acabé pensando que me había teletransportado a un enero de Granada.

Y hasta aquí llega lo que sé sobre trabajar con manos con guantes y sabañones.

Otra cosa distinta es encontrar una crema para mi prima y que quiera comprarla para ella, y recomendarla a todo el mundo por la forma en que me la venden a través de storytelling.

Porque sí, no hay nada mejor que te vendan, sin tú ni siquiera pestañear, por “culpa” de copywriting del bueno.

Storytelling y fichas de producto

Si te gusta el mundo de la cosmética y compras por Internet, es más que probable que ya conozcas la marca. Es una de las firmas con mayor visibilidad y difusión (le damos publicidad a toda leche porque su copy es muy bueno) y esto se traduce en ventas: Laconicum

En cada una de sus fichas de producto se realiza copywriting, casi siempre asociado a storytelling.

Y es así, porque al leer cada una de sus historias, relacionas lo que estás buscando con lo que te ofrece, te identificas con lo que lees en ese producto y confías en que te va a solucionar tu problema.

Y entre una crema de manos cualquiera y leer la historia de la “crema de Antonia” ¿a cuál vas a comprar?

“Antonia Philip es sanitaria, y como la gran mayoría de sanitarios, se lava a menudo las manos. Las manos de Antonia estaban irritadas, agrietadas y, a veces, hasta con heridas… lanzó Nursem, una crema de manos…” (Más sobre esta historia aquí “La crema de Antonia”).

Lees y sientes que el dolor de manos de Antonia es el tuyo, ha humanizado el producto y tú la crees, porque la pobre enfermera ha pasado por lo mismo que tú.

¿Quién te va a entender mejor que Antonia?

Sigue las señales de un storytelling para tu cliente

Pero antes de quedarte ciego mirando la luz, el primer mandamiento es conocer a tu cliente sobre todas las cosas y su lenguaje.

No es lo mismo vender manillas para puertas, que paquetes de viajes organizados para solteros mayores de 35 años.

Describe las características de tus productos siempre pensando a quién va dirigido, presta especial atención al vocabulario y la forma de transmitir los textos.

Y siempre:

♠ Haz de tu producto mejor que el del vecino, ¿cómo? diferenciándolo de los demás en sus características.

♠ Si hace falta ponerle un nombre, tu vas y lo bautizas. La librería Billy es más conocida y está en más casas que la alarma de Securitas Direct.

♠ Describe los beneficios que tu cliente va a obtener al comprar tu producto.

♠ Aporta soluciones con un vocabulario dirigido a tu cliente, de forma clara y sencilla.

♠ Y sí, en el copywriting hay creatividad, demuéstralo utilizando una de sus mejores aliados de venta, el storytelling.

¿Eres autónomo? Hay días que te tiras de los pelos, la agenda del autónomo de Putos Modernos ha llegado a tu vida para entenderte cada día del año.

“Un arma de destrucción más IVA” o “Caos, incertidumbre, problemas para cobrar, largas jornadas teletrabajando…” son algunas de las descripciones para vender sus agendas o pasatiempos.

Pero ¿se puede aplicar storytelling en cualquier producto?

Yo casi te diría que sí (ahora mismo se me viene uno a la cabeza que preferiría no crear ninguna descripción…) pero recuerda que no se vende igual todos los productos de igual forma, ni todo el mundo es tu potencial cliente.

No hay nada tan irresistible, y que te haga tragar saliva con ojos vidriosos de la emoción, como leer la descripción y la historia alrededor de ese postre de tu restaurante. O crear la necesidad de tener los pantalones más solicitados de tu web después de contar la historia de como nació la idea de su diseño.

El storytelling va unido al copywriting como Heidi a Pedro corriendo por la montaña sin frío ni sabañones.

No dejes en en el olvido los textos de las fichas de productos de tu tienda on-line y recuerda, crea la diferencia de tu negocio con textos que llevan a la venta.

Y si no tienes ni tiempo ni ganas, que bastante tienes ya, por aquí te dejo una señal Copy-divina.

P.D.: Mi prima dice que la crema del supermercado le gusta más que la de Antonia (casi se cae de espalda con el precio) y que el Frenadol tiene una ficha de producto con un storytelling perfecto 😁

Los pasos a seguir para un Sobre mí a la altura de tu negocio

¿Desde cuándo reutilizas sin saberlo?

Cuando yo era chica, mis hermanos y yo sabíamos que los padres, además de que eran los Reyes Magos, inventaron el reciclaje.

Si eras la más pequeña, huye si no te gustaba la falda de tu hermana mayor porque patalea, te va a tocar. Los libros bien forrados y sin apuntes por las esquinas, herencia de varias generaciones.

La conciencia eco ya venía en la etiqueta de los padres de familia numerosa de los años setenta.

Y si hay que reutilizar se hace hasta de artículos.

Yo lo he hecho con parte de esta publicación que escribí en Pulse hace unos meses porque hace unos días escuché de nuevo a Eduard Punset decir que ” es más fácil conocer a otro que a uno mismo”.

El día que asistí a una entrevista de trabajo grupal

La propuesta era perfecta, “llevaba mi nombre”, era completa en todos los sentidos, mi otra mitad, mi media naranja, la frutería entera.

Me enviaron un email comunicándome que estaba seleccionada para conocerme, y en ese momento pensé que me había tocado la lotería, la pedrea, pero era un premio.

Y salté, chillé y canté el premio gordo sin ni siquiera rozarlo.

No recuerdo cuántos éramos, ha pasado demasiado tiempo, pero en mi turno (salían y entraban grupos) alrededor de unas diez o quince personas.

Nos sentaron en círculo en una oficina dónde se presentaron tres personas de la empresa “de la lotería”, dos jefas de departamento y uno de Recursos Humanos, mientras nosotros nos mirábamos las caras con incertidumbre y sonrisilla nerviosa.

Todo bien.

Bueno, normal.

Todo lo normal que puede ser que parezca que juegas a la rueda de la patata en el patio del colegio pero en plan “quiero este trabajo”.

Y llegó el momento fatídico, ese en el que mientras juegas a la rueda del colegio, vas con tanta velocidad que te sueltas de la mano de tu amiga y sales disparada como un cohete.

Y ¿cuál es ese momento en una entrevista de trabajo (grupal) en el que sales disparada y te estampas contra la pared?

Agárrate que aquí viene: Hablanos sobre ti, quien eres, que puedes aportar y qué quieres conseguir con este trabajo”.

Háblanos sobre ti, sobre ti…

sobre…

señor oh señor, sobre ti…

No hay texto alternativo para esta imagen

Es justo el momento en el que muestras parte de cómo eres realmente, como si desnudaras algo de ti y lo compartes, y eso cuesta, igual que conseguir la fama pero de andar por casa.

La página más bonita (que sí) de toda tu web: tu “Sobre mí”

Dicen las analíticas, que son las listillas del mundo del marketing, que la página “Sobre mí” es de las más visitadas en una web.

Esto no tiene ningún misterio, solo tienes que ponerte en la piel de comprador, piensa cuáles son los pasos que tú das cuándo buscas un producto.

Entras en la web, te interesa todo lo que ves y el siguiente paso es ver la cara (importante) y de dónde viene la persona a la que le vas a dar tu dinero.

Esto que en un principio parece fácil de escribir es lo más complicado de transmitir y tal vez por ese motivo, muchas empresas lo hacen a su manera (muy mal).

Lo primero es lo primero: y eso no eres tú

Sí, a mí también me ocurrió lo mismo la primera vez que aprendí que el “Sobre mí” no debe comenzar hablando de eso, de mí.


Ya tienes tu web con sus fotos, sus colores y la fuente de letra que has decido junto al diseñador y te ha quedado redonda.

Tu e-commerce es perfecta con todos los artículos y textos de fichas de producto en su sitio.

Qué bien.

Pero no te olvides de algo: tú no has hecho tu web ni tu tienda online para ti, por muy preciosa de la muerte que te haya quedado, la has hecho para tus clientes. Porque lo que quieres es vender.

(Siento ser la bruja mala del cuento, pero es que ser princesa es más aburrido y no te cubre la factura del alquiler).

Por este motivo, hasta la página dónde te van a conocer, debe estar pensada y girar en torno a tu público objetivo.

¿Cómo vas a solucionar lo que necesita tu cliente?

Comienza tu mejor historia confirmando a tu cliente que ya sabe que tú le puedes resolver lo que busca.

Preséntate y muestra en tu propuesta de valor que puedes resolver lo que necesita y que se encuentra en el sitio adecuado.

Has conseguido crear ese interés en apenas unos segundos, ¡que de aquí no se mueva nadie!

Ya tienes su atención, no te vayas a ahogar ahora que ya estas en la orilla.

Muestra confianza y cercanía, provoca emoción dando algún detalle de como has llegado a crear la situación en la que te encuentras ahora.

Porque aunque en el “Sobre mí” no debes hablar exclusivamente de ti, no deja de ser una página de ventas, la de ti, de tu trabajo en su lado más personal.

Conecta con tu cliente de forma emocional y personal.

En Felicidad de bolsillo Marta Loperena, lo hace de una forma tan especial, tanto como el producto que ofrece.

Textos que describen su trabajo, a ella, sin olvidar que se identifica con los problemas y situaciones que han hecho a su potencial cliente llegar hasta ella.

Y tú ¿de dónde vienes?

Cuenta cómo te has formado, no hace falta que pidas tu vida laboral y la insertes, tampoco hay que pasarse.

Oscar Feito es un ejemplo de unos textos que proyectan confianza y claridad sin olvidar ese puntillo de humor que, con semejante currículum tan serio cualquiera diría que este hombre se ríe.

Pues sí, lo hace y con un sentido del humor muy cercano y amigable que da gusto escuchar (sí, también tiene podcast).

¿En qué lugar se enamoró de ti?

Es el momento de contar algo más sobre ti, algo más personal y Carma Arrufat ha creado un manifiesto dónde lo hace de manera directa y tocando la fibra más sensible, la de las emociones.

Su formación de escritora y storyteller se palpa en el ambiente (me vengo arriba).

Venga, reconócelo, es la parte más difícil. A nadie le gusta exponerse, decir algo personal, contar sus miedos o lo que le molesta, pero tampoco hay que pasarse ni desnudar el alma.

Cuenta de forma amena, cercana, que también tienes debilidades y defectos ( lo del bingo no hace falta… pa´qué, que necesidad). Aporta algunos datos de ti, como que en tus ratos libres te gusta hacer senderismo o contar historias a tus nietos.

http://Carma Arrufat

Y si la cámara es lo tuyo y una de tus múltiples cualidades es el desparpajo, ve más allá.

Todos llevamos “una vieja del visillo” dentro, y si es cuestión de saber más de esa persona, clicamos dónde haga falta.

Mira como la copywriter gourmet María Polaina ha añadido este vídeo en su web para que conozcas 50 cosas sobre ella más curiosas y personales.

La llamada a la acción

Tu potencial cliente se ha interesado en tu propuesta de valor, ha leído lo que le puedes ofrecer.

Ya sabe que te gustan las focas, que te caíste de la bicicleta el día de la comunión y que viste las estrellas (y con ello un posible negocio de rodilleras con serigrafias de panes y peces).

Es el momento de crear una llamada a la acción. Sí, también aquí.

En la web Emprender con éxito, su autora, Sandra Llinares, lo hace de varias formas, animando a sus clientes a que conozcan los cursos que ofrece o a un curso gratuito en audio.

Sandra Llinares

Storytelling

¿Creías que te ibas a librar?

Aquí no hay escapatoria.

Si hay una página que se nutre, devora y pide a gritos storytelling es tu Sobre mí.

Porque no se trata de contar por contar, no todas las historias venden sino se aplica storytelling como uno de los sistemas más potentes para llegar a tus clientes.

Utiliza el factor emocional para conectar con tu público, las ventas tienen un alto valor psicológico, únelo a la técnica de redacción para conseguir tu mejor “Sobre mí”.

No olvides que la pasión es importante, pero desear muy fuerte algo no significa conseguir. Demuestra que tu camino se ha hecho de trabajo diario y constante y que es lo que mejor te identifica.

Cuenta los pasos que han hecho conseguir lo que ahora tienes, desde el primer momento que pensaste crear tu proyecto empresarial, hasta el día de hoy, y ninguno de ellos son los mismos que dieron los demás.

Porque puede ser que todo este inventado, y que como tu negocio haya mil más, pero la historia que compone todo ese proceso es distinto a tu competencia, y eso solo lo puedes contar tú.

Todos somos diferentes, tú no escribse de la misma forma ni cocinas de la misma manera que tu vecino, y es así porque solo tú tienes tu personal historia.

Y recuerda que todos somos diferentes, que suerte, ¿verdad?😜 (Nada de iguales, dale al play y te sorprenderás)

Me toca.

Porque si ya tienes claro clarísimo la importancia de tu “Sobre mí” pero no sabes ni por dónde empezar, lo mismo te viene de perlas suscribirte al email.

En cada uno de ellos vas a leer ideas de como se mejoran las ventas con textos y mucho storytelling.

Además (y ahora viene lo mejor) nada es para siempre, que no te gusta lo que lees, te borras y ¡seguimos!

P.D. 1.: Fue crónica de una muerte anunciada… no, no conseguí el trabajo, que mal rollo y cara de acelga se me quedó. Pero conseguí algo mejor, en la “rueda del empleo” conocí a uno de mis actuales mejores amigos, y también comprendí que a veces en Recursos Humanos hay poca humanidad.

P.D. 2.: En casa del herrero cuchillo de palo, y sí, mi “Sobre mí” esta en obras, como casi toda la web, menos mal que entre nosotros existe el lazo infinito de los emails 😍

¿Por qué necesitas un calendario editorial?

Tengo unas amigas que saben de primera mano, como por desgracia miles de personas, lo que es un ERTE.

Dos de ellas estuvieron como invitadas el día de la inauguración del confinamiento, y ahí siguen. Otra sale y entra de él sin saber ni dónde está el limbo en el que se encuentra tal frustración.

Durante el tiempo que estuvieron en casa, sin quererlo (doy fe por las caras de psicópatas en las videollamadas) se convirtieron en:

Profesoras de matemáticas. Peluqueras. Impartieron cursos de cocina y limpieza al resto del personal viviente de la casa (canario y perro incluido). Y le hicieron la compra a la vecina del quinto.

Al salir de nuevo a la luz del sol, como personas humanas, lo hicieron mirando a su alrededor en plan Kimmy Scmidt al salir del búnker.

Pero ya no volvió a ser nada igual.

Decidieron que no iban a olvidar lo bonito que fue volver a hacer raíces cuadradas (madre del amor hermoso) ni las clases de yoga flamenco (siii, yo tampoco lo sabía, pero existe) en la distancia.

Así que acordaron continuar con algunas de las actividades que habían estado practicando juntas durante esas semanas.

Nulo éxito.

El futuro del trío maravilla se planteaba como un abismo oscuro y sin expectativas de éxito de continuación y segunda temporada.

Hasta que salió al exterior el alma de maestra de escuela y decidieron crear una agenda.

Una dónde seguir unas pautas, sin agobios, dónde el tiempo se lo permitiera, pero con determinación y cumplimiento del deber, con unos días y horas establecidos hasta la ansiada vuelta.

Y nació la agenda del club “noquieronivERTE”.

Bendita planificación

¿Qué es lo que buscas cuándo compras la agenda para el próximo año?

Bueno, el de este esta claro, que acabe pronto, ya.

¿Te fijas en el diseño? (esa soy yo).

¿En la encuadernación? (también yo).

¿En el formato de la portada (me pillas…).

¿En el color… y si lleva bolígrafo? (… ufff).

Y ¿qué es lo que quieres conseguir al comprarla?

Que te sirva de recordatorio, conseguir metas, deseos, marcar unos propósitos y alcanzarlos, igual que cuando elaboras un calendario editorial.

¿Qué es un calendario editorial?

La agenda de trabajo de tu blog dónde marcas unos objetivos a cumplir.

El calendario editorial es una herramienta que te ayuda a definir una estrategia de contenidos y que estos sean mejores gracias una planificación a largo (o corto, depende del sistema) plazo, para que tu blog no muera en el intento y nunca le falte contenido de calidad.

¿Chimpúm?

No, porque antes de realizar tu calendario editorial debes contar con:

  • Una estrategia de ese contenido a publicar.
  • Saber cuáles son los objetivos que te interesan cumplir.
  • Qué es lo que quieres comunicar.
  • Quién es el público al que quieres que vaya dirigido.
  • Investigar cuáles son los intereses de ese público.

En un calendario editorial podrás organizar y programar los temas que interesan a tu lector aportando valor a tu audiencia.

Lo puedes adaptar a tu forma de realizarlo dependiendo de los diferentes canales: blog, redes sociales, YouTube o podcast.

Un calendario editorial es una plantilla que puedes crear dónde tú quieras y te sea más fácil:

Una hoja excel, una de papel o en Canva si tu afición a este portal se encuentra en una situación surrealista y rayando límites insospechados.

Lo fundamental es que gracias a que tienes un calendario editorial vas a crear publicaciones ya planificadas con antelación, desarrollar temas con mejor calidad y en consecuencia aportar calidad a tu público, además de ganar tiempo.

El tiempo. La importancia invisible y que se va mientras piensas “¿ummm sobre qué voy a escribir esta semana?”

Planificar es la opción para lograr mejores resultados, y con el calendario editorial lo logras, porque se comprueba con el rendimiento que demuestran tus clientes.

¿Cómo se realiza un calendario editorial?

Hay distintas formas de crear un calendario editorial, lo que importa es que lo adaptes a tu forma de trabajar y que sea cual sea el soporte que elijas, aportes contenido valor.

Todos sabemos lo fácil que es abrir un blog, y sobre todo nadie nos gana a la hora de empezar, Internet nos lo ha puesto muy fácil, y al comenzar queremos comernos el mundo.

Todos podemos tener un blog, lo difícil viene cuando pasan los meses, y nos damos cuenta que si queremos mantener al monstruo hay que alimentarlo.

Y este monstruo come, pide y pide como un niño delante de los Reyes Magos.

Y para esto nada mejor que realizar un menú (es más fácil que tener en plantilla a los Reyes Magos). Este menú va a ser el calendario editorial de tu blog, y en él, debe aparecer algunos apartados como:

  • Fecha de publicación.
  • El tema sobre el que vas a escribir.
  • El título.
  • Las palabras claves que debe llevar.
  • La categoría.
  • La descripción.
  • O los objetivos a cumplir.

No importa el orden, adáptalo a tu forma de trabajar, de forma entendible y que sea productivo.

Con una newsletter o tus redes sociales ocurre lo mismo, plantea días, horas o semanas y una vez tengas claro la estrategia, qué es lo que quieres comunicar, sácale color a tus ideas y soluciona dudas a tus clientes en cada una de tus publicaciones.

Ya solo te queda darle forma, hay muchos ejemplos, y siempre debes elegir el que mejor se adapte a tu forma de actuar, busca siempre la utilidad y adáptala a tu trabajo diario.

Y para muestra un botón (de camisa de babero de guardería, porque que chiquitillo me ha salido) porque Google Drive te da la opción de crear tu Hoja de cálculo.

Abrir una hoja de cálculo es aun más fácil que abrir un blog, y si tu ya has pasado por las dos fases, por una o ninguna pero sabes que ya es hora de poner orden en tu blog, aquí te dejo una señal divina, lo que tanto tiempo llevas esperando… la suscripción por email.

Si quieres saber en qué consiste el copywriting.

Las ventajas de una página de ventas.

O los beneficios de tener un calendario editorial.

Únete al club del storytelling a través del email.

Si es que lo mires por dónde lo mires, son todo ventajas 😇

P.D.: Pecados que hay que confesar: La primera vez que elaboré un calendario editorial para un blog escribí tanto, que mi tutora de copy me dijo que a Google se le había ido hasta los colores.

Cómo hacer que las palabras de tu negocio hablen de tu imagen

Ayer, en Instagram, vi un directo sobre neurociencia aplicada a las ventas.

Lo normal para un domingo soleado en el que todavía se puede salir (ha sido escribirlo y darme un escalofrío de cuerpo entero).

Quedarse en casa con lo que esta por llegar. Mejor tenía que haber visto un directo sobre terapia.

Durante los primeros segundos de la charla me costó trabajo concentrarme en quién daba la conferencia, y no porque no fuese interesante, para nada.

Presté toda la atención del mundo desde el mismo momento que me conecté, aunque al principio no fue por el tema, sino porque pensé que una onda espacial enviada por Miguel Bosé había intervenido mi ordenador.

O que me había equivocado de hora, o de directo.

¿La fotografía que estaba viendo en la presentación… es de la misma persona que habla, o es la de su hermano pequeño?

Yo también he tuneado más de una foto sin ningún resultado interesante, estoy esperando que Canva me convierta en fotógrafa igual que hizo con el diseño.

Con las palabras ocurre lo mismo que con las fotos, a veces quieres convertirte en Brad Pitt o en la pequeña de las Kardashian sin pasar por el quirófano.

Intentado… imposible.

Es una tontería enarbolar la bandera de que que la imagen no es importante, si no lo fuese no existirían tantas aplicaciones de fotografía y no buscaríamos un profesional a la hora de hacer las fotos de nuestra web.

¿Es lo principal?, no.

¿Pueden estar unidas dos áreas y ser amigas para siempre?, sí.

Las imágenes son como las palabras. Tu foto puede estar realizada con la mejor luz, tu maravilloso perfil, el flequillo puesto en su sitio y seguir siendo tú. Lo mismo ocurre con los textos.

El quirófano de tu negocio son las palabras.

Tu proyecto: tus palabras son tu imagen

Seamos sinceros, no es la solución de todos los males de un proyecto, pero las palabras, bien utilizadas, son una de las herramientas más potentes que llevan a conseguir un objetivo claro: vender.

Para esto, solo (ni más ni menos) hay que seguir ciertas pautas a la hora de poner las palabras adecuadas en tu web:

  • Tu forma de comunicar es solo tuya. Sí, te gusta mucho como lo hace esa competencia que no para de subir, pero líbrate de copiar.
  • Esa competencia es distinta a ti, en tus manos esta crear con tus textos la diferencia.
  • Tu tono, tu forma y manera de expresarte no deben ser una distorsión de la realidad (si tienes los ojos más redondos que PiKachu, ¿por qué en la foto parecen dos puñaladas en un tomate?).

Lo mismo que el fotógrafo se encarga de encontrar tu mejor perfil, los textos consiguen lograr describir los beneficios que aporta tu servicio.

“… en los selfies, en Instagram, solo importa el exterior. Un selfie convierte en importante lo que no existe, lo que debería ser importante se convierte en algo anecdótico, por eso, por muy bonita y bien hecha que esté la foto, y como norma general, un selfie no es una obra de arte”. (Ramón Gener Sala)

Cuando tu potencial cliente se detiene ante tu producto, lo hace porque busca lo que estás ofreciendo, pero además, para que se quede, se tiene que sentir identificado con lo que lee.

Los textos de tu negocio tienen que ser algo más que bonitas palabras. En los textos de tu página de ventas, deben existir acciones que impliquen una acción de compra.

Los clientes son cada vez más selectivos y cuidadosos a la hora de elegir un producto, y la situación actual también ha cambiado a la hora de decidir y comprar.

Por eso, a la hora de elaborar los textos debes pensar siempre en tu público objetivo y escribir con tus palabras, de forma cercana y amena.

Con resultados comprobarás que dedicar tiempo a los textos de tu proyecto merece el esfuerzo que te lleva hasta conseguir los mejores clientes, además de fidelizar los que ya tienes.

Y todo con textos personalizados, adaptados a tu negocio y a tu público objetivo.

Diferénciate del resto comenzando por las palabras.

Palabras y storytelling: email

¿Quieres saber más sobre cómo las palabras son el mejor aliado para vender mejor?

¿Cómo el copywriting mejora con textos tu web hasta llegar hasta tu potencial cliente?

¿Cómo el storytelling te engancha y no te suelta?

Demasiadas preguntas para decirte que si quieres saber más sobre copywriting y storytelling, por aquí vas, y te suscribes.

P.D.: Más de cuatro horas, las que tardé en intentar quitarme la papada de mi foto en LinkedIn. Después del “efecto media Sara Montiel” terminé quitándome unos cuantos años y que se me quedara cara de “Dolorosa” de Lunes Santo.

El valor de las opiniones para tu negocio

Hace unas semanas compré silla nueva de ordenador.

Normalita, nada del otro mundo, pero nueva.

Que bien, que espalda más en su sitio se ve va a poner (ja, ja y más ja).

El principio de esta historia tiene una única conclusión: a mí sí que me gusta Ikea, y Suecia, Noruega, Islandia y el mundo vikingo en general.

No recuerdo haberme perdido nunca en esos almacenes, y si me ha pasado alguna vez siempre he visto algún cojín o vela que no me hace falta pero, ya que NO me he perdido por este pasillo…

Esta vez iba por algo en concreto: la silla.

Lo que no sabía cuando fui por ella es que pesaba tanto como la mesa Agunnaryd y el armario Elmtaryd juntos.

Desde el coche hasta casa llevé, a ratos en brazos, la mayoría a rastras, una caja con un interior que parecía llena de las sobras de todos los tornillos de la fabricación de un barco vikingo.

Opiniones en Ikea de mi silla: 457 y 5 estrellas (de 5, fantastisk!).

Después de montarla (dos veces, la primera atornillé el respaldo al contrario y me podía sentar, reclinar y reclinar hasta caer) conseguí el objetivo: mi nueva silla… y una espalda tan maltratada (ya estaba por sí sola hecha desde hace tiempo) que no sé cuando volverá a estar en un sitio que nunca tuvo.

Un par de días después, y con la espalda como un dieciocho, decidimos irnos un día lejos de ordenadores y sillas a ver nuevos mares y a algo que cura todos los males (además del relajante muscular): la comida.

Y de camino, algo a lo que ya nos hemos acostumbrado y forma parte de nuestro día a día: solicitar opiniones para tomar decisiones.

Opiniones que te generan confianza.

Seguro que en más de una ocasión, cuando piensas ir a ese restaurante que se ha puesto tan de moda, lees las opiniones que hay sobre él:

  • Investigas si tiene buena ubicación.
  • Si hay facilidad de aparcamiento.
  • Si solo es fachada y a vas a comer, en un plato-palangana, un picatoste emulsionado con espuma de a qué saben las nubes.
  • Lees como contesta el community a los malos comentarios (deformación profesional).
  • O miras todas las fotos mientras se te hace la boca agua.

Opiniones del restaurante: 1279 y 4 estrellas (de 5, no ni ná).

Esto no solo ocurre cuando vas de viaje y buscas un hotel o preguntas a tus amigos dónde comer, si vas a ese pueblo costero que se ha puesto tan de moda.

Ocurre en todos los negocios en general.

Google y reseñas del pasillo tercera derecha del bloque de mi madre:

Merche, me hace falta un albañil, ¿tú conoces alguno bueno y no muy caro?

Sí, te voy a dar el teléfono de Paco que es muy “curioso” y, aunque no es el más barato, merece la pena, ya sabes, lo barato sale caro. Es muy profesional, te deja los azulejos del baño perfectos, bien rematado y limpio.

Cada una de estas recomendaciones son las que hacen que te decidas a contratar a Paco y no a Mariano, el primo segundo del portero con pinta de Torrente.

Según el informe de marketing online, el 93% de los consumidores online les influyen las opiniones antes de comprar, y existen distintos elementos que determinan el resultado final de compra.

A la hora de renovar la web de tu proyecto o realizar tu nueva Página de Ventas, los testimonios de tus clientes son una de las paradas de lectura que tu potencial cliente hace con más detenimiento.

Antes de la compra, a puntito de la decisión final, se leen la mayoría de los comentarios como uno de los pasos definitivos que inspiran confianza a darle al botón de compra.

Todos somos clientes en algún momento, cada uno de nosotros somos diferentes y a la vez todos necesitamos lo mismo: confianza.

Las opiniones transmiten una búsqueda y una solución.

En los comentarios se afianza que tu servicio se realiza con éxito y tu futuro potencial cliente se siente identificado en esa investigación y posterior solución.

Los testimonios que se encuentran en tu web no solo transmiten tu trabajo realizado, también algo tan importante como es la convicción y seguridad que tus clientes han depositado en ti.

Son muestras de credibilidad y garantía.

En estas opiniones también se resuelven muchas dudas que surgen antes de contratar cualquier tipo de servicio, y sobre las posibilidades de éxito a través de unos objetivos por cumplir.

Tu futuro cliente lee en los testimonios de otras personas que se han encontrado en circunstancias parecidas a las suyas, lo que está buscando, se identifica, y eso genera empatía y confianza para continuar avanzando y querer saber más de ti y del producto que le propones.

“La mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos” Philip Kotler.

¿Cómo deben ser esos testimonios?

Sencillos por favor, los testimonios no tienen que hacer que parezcas un escritor barroco. Lo mejor es la claridad y transparencia con mensajes concisos que creen cercanía, proximidad y que muestren los beneficios de tu producto.

Deben aparecer con el nombre y apellido, en el caso de empresa: web y cargo, además de foto de la persona que ofrece su testimonio, y si te la da en formato vídeo ¡triunfo total en asignatura testimonios!

Antes de comprar siempre se consulta, por eso ten en cuenta el valor que tienen las opiniones para tomar decisiones.

Y todos estos testimonios tienen un nexo en común: pertenecer a una página dónde conviven con unos textos adecuados a tu proyecto, que muestran tu servicio, y lo vende comenzando por las palabras.

P.D. 1.: Esta publicación debería haberse llamado “Cómo comprar una silla para mejorar la espalda y acabar con las cervicales hechas trizas, echando de menos hasta la silla del colegio”.

P.D. 2.: Cuando mi profesora de Pilates me pida su testimonio le pienso hacer si me lo pide ¡un cortometraje! Todo para esa mujer que ha hecho que yo hoy, haya podido escribir más de 30 minutos seguidos.

¿Quieres saber cómo los testimonios, y todos los textos de tu web, ayudan a vender mejor?

EL copywriting es la herramienta, el storytelling el sistema, y a través del email el camino a las ventas.